jueves, 18 de febrero de 2010

Chiste sobre el Optimismo

Dos hermanos, uno pesimista y otro optimista. Día de reyes.

Los padres regalan al pesimista un trenecito eléctrico. Los padres le preguntan:

- ¿Te gustó el regalo?.

- No - contesta el niño pesimista - ¿y si al encenderlo muero electrocutado?.

En cambio al hijo optimista le regalaron una mierda de caballo dentro de una caja.

De repente, aparece el niño corriendo de un lado para otro, con los ojos inyectados en sangre.

- ¿Qué ocurre? - le preguntan los padres.

- ¡Pues que los reyes me han regalado un caballo y no se donde está!

No hay comentarios:

Publicar un comentario