martes, 22 de septiembre de 2009

Cartuja


No la recordaba tan bonita.

Hoy fuí por la mañana con un amigo, un Focolarino Coreano, que está pasando unos días en Granada.

Un día de visita, de guía turístico, con idioma esta vez italiano. Decididamente, voy a hacer algún curso o algo, algún examen, que me acredite el nivel que tengo de italiano, bueno, malo, elemental... el que tenga. Pero que tenga un papel que lo demuestre.

Además hablando con el, me picaron las ganas de aprender Coreano, o Japones... o Chino. Lo que sea. Pero seguir aprendiendo idiomas.

Y bueno, como agradecimiento... ¡me preparará una comida coreana el viernes! La pena es que los ingredientes que hemos encontrado asiáticos... ¡¡eran solo chinos!! Pero bueno... Me ha dicho que algo hará (y yo aprenderé!).

No hay comentarios:

Publicar un comentario